Adeje Casco

Adeje Casco

La importancia de la Villa de Adeje es indiscutible. A partir de 1496, se inicia el periodo de colonización y un pequeño grupo de viviendas se establece en los alrededores del “Rio de Adeje”. 

La presencia de la familia Ponte durante el s.XVI ayudó al crecimiento y embellecimiento de la ciudad. Se construyeron edificios emblemáticos como la Iglesia de Santa Úrsula, el Convento de Nuestra Señora de Guadalupe y San Pablo y por supuesto la Casa Fuerte.

Entre la iglesia y el convento, se encuentra la magnifica Plaza de España, creada por el arquitecto Fernando Menis y ganadora de dos premios WAF en Singapore 2012, categoría New & Old y Director´s Award.

La villa destaca por su casco urbano, que aunque ha sufrido un gran desarrollo urbanístico, conserva en torno a la Calle Grande buenos ejemplos de arquitectura tradicional canaria.

Antiguamente el agua transcurría por esta calle, por una acequia labrada en el suelo. Ésta atravesaba el pueblo de norte a sur. En ella acostumbraban las mujeres a lavar la ropa y otros enseres. En 1936, se creo un lavadero público y en 1938 se crearon 4 fuentes públicas para llevar el agua potable a toda la ciudad y así abastecer las necesidades de los vecinos. 

La Iglesia de Santa Ursula fue construida a mediados del siglo XVI, fue reformada por don Domingo de Herrera en 1764. Destaca su artesonado mudejar y los esgrafiados que aparecen adornando algunos muros exteriores y que son poco frecuentes en la arquitectura canaria.

 

Al borde del Barranco del Infierno, que sirve como majestuoso telón de fondo y situada entre la iglesia de Santa Ursula y el convento de Nuestra Señora de Guadalupe se encuentra esta plaza. En ella, se combinan materiales como hormigón visto, hormigón pulido y piedra basáltica. Consta de dos espacios, la plaza, con un gran escenario y un área baja que se abre al barranco. El diseño es obra del famoso arquitecto Fernando Menis y fue finalista en los premios europeos del Espacio Público Urbano.

Del convento, se conserva sólo la antigua iglesia, de una sola nave. Actualmente es propiedad del Ayuntamiento y funciona como salón de actos. A lo largo del tiempo, tuvo diferentes uso: albergue para los soldados, almacén de empaquetado de tomates, colegio… En 1991 fue restaurada. Sobre la puerta principal, destaca el escudo de Juan Bautista de Ponte Fonte y Pagés, realizado en mármol y encuadrado en un baquetón barroco.

La Casa Fuerte es un edificio con una gran importancia histórica en el devenir del municipio. Fortaleza y casa señorial de la familia Ponte, ostentó ser el centro político, económico y social durante 400 años. Construido sobre 1556, constaba de castillo, torre de homenaje, almacenes, graneros, cuadra, panadería, vivienda, ingenio de azúcar y sala de archivos. Durante 150 años, permaneció intacta. Fue a finales del XIX cuando el ala sur y oeste fueron destruidos por un incendio. En 1904 otro incendio acabó con la parte norte. El resto del complejo permaneció como una de las pocas grandes ruinas existentes en Tenerife.

Artículos recomendados

Empfehlen
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Antwort hinterlassen