';
Preloader logo

Acantilado de Los Gigantes

Empfehlen
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Getagged in
El Acantilado de Los Gigantes, en la época de los guanches, era conocido como la “muralla del infierno”, ya que su geografía de lavas oscuras resulta prácticamente infranqueable hacia el interior isleño. Representan un accidente geológico volcánico de tipo basáltico de la costa oeste de la isla, caracterizado por sus paredes verticales, que caen sobre el océano desde alturas que oscilan entre los 300 y más de 600 metros. Sólo determinados barrancos como Carrizales, Juan López, El Natero, Barranco Seco, etc., se abren camino a través de los acantilados, dejando pequeñas playas de arena natural o grava en su desembocadura que, son frecuentadas por barcos de recreo puesto que la fisonomía del lugar hace complicado llegar a ellas por estos barrancos. Los fondos marinos de esta zona tienen apenas unos 30 metros de profundidad y debido a su difícil acceso albergan una riqueza natural que atrae a submarinistas y pescadores. Es uno de los paisajes más espectaculares de Tenerife, en el que se realizan también varias actividades relacionadas con la naturaleza, como puede ser el senderismo, barranquismo, kayak, avistamiento de cetáceos, etc.