Parque Natural de Corona Forestal

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetado
El Parque Natural de la Corona Forestal tiene una superficie de 46612,9 hectáreas. Son varios municipios que se encuentran vinculados a este espacio y entre ellos el nuestro. Dentro de este espacio, concretamente en la zona del valle de Güímar, hay dos enclaves que se encuentran poblados: Las Dehesas y Los Pelados, donde se mantienen actividades agrícolas tradicionales y, vinculadas a estas, cuartos de aperos y bodegas. Fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, como parque natural de Corona Forestal, y reclasificado a su actual categoría por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias. Como estamos hablando de un espacio protegido de grandes dimensiones, linda con gran número de espacios por toda la isla. Por la zona sur, en cuanto a nuestro municipio se refiere, linda con la reserva natural especial del Barranco del Infierno, el paisaje protegido de Ifonche y el del Barranco de Erques. En este espacio se ubican las mejores muestras de pinar y vegetación de alta montaña. También se encuentran las cabeceras de buena parte de los barrancos que forman la red de drenaje del norte y sur de Tenerife, por lo que ejerce un destacadísimo papel en la captación de aguas y la conservación de suelos ante la erosión. La fauna y flora cuentan con una altísima biodiversidad endémica entre la que se encuentran varias especies amenazadas y muchas protegidas por la legislación nacional y por convenios internacionales. La avifauna de pinar tiene en este lugar un magnífico refugio, contando con varios endemismos. También existen elementos geomorfológicos destacados (barrancos, pitones, lavas recientes, etc.) y representativos de la geología insular, algunos de notoria singularidad. En conjunto constituye un espacio de excepcional belleza y valor paisajístico.