San Sebastián

San Sebastián

Llegó a Adeje el 29 de enero de 1916, perteneciente de la casa escultórica valenciana de Bririllo. Posee un clasicismo manierista en la ejecución de la pieza, destaca el movimiento del cuerpo y los brazos a través de una curva praxiteliana. Su tamaño, inferior al natural, está realizado en madera tallada y policromada. La imagen sobresale por su belleza y sobre todo por la profunda devoción popular arraigada, generación tras generación.